domingo, 30 de septiembre de 2007

Saqueadores de tumbas










Mientras 510 muertos aún no se enfriaban, tirados en la plaza central de Pisco, en Lima un empresario se movía frenético para hacer el negocio de su vida: Ganar más de 2 millones de soles en 48 horas, por tramitar unos cuantos papeles.

Se llamaba Luis Plasencia Romero y tenía una empresa, llamada "Plamol", dedicada a la fabricación de zapatos, de diferentes tallas, modelos y colores.

Pero, aún así, hombre entusiasta que no se dejaba amilanar por los refranes ("zapatero a tus..."), pensaba venderle al Gobierno más de 200 mil raciones de alimentos para los damnificados del terremoto en Pisco, ocurrido el día anterior a sus reuniones, el 15 de setiembre del 2007.

Para lograrlo, buscó, el 16 muy temprano, a otra empresa, llamada Axis, que aparentemente sí ténía experiencia en el tema alimenticio (aunque en su registro en SUNAT su rubro indica: VTA. MAY. DE OTROS PRODUCTOS. O sea puede vender cualquier cosa). Y le compró las más de 200 mil raciones a 24 soles cada una.

Al día siguiente, 17, también muy temprano, el Seguro Integral de Salud (SIS), le compró al zapatero esas mismas raciones a 34 soles cada una. Diez solcitos más por cada ración.

Una misera ganancia de casi 30%, es decir, sólo 2 milloncitos de soles. Nada más.

Y cuál es el problema? Nigocios son nigocios. O no?

El problema es que al señor zapatero, lo seleccionó el SIS a dedo. Es decir, sin concurso de precios y sin ningún mecanismo de control.

El problema es que el SIS, Seguuuro Integraaal de Salud, no tiene nada que ver con la repartición de alimentos.

El problema es que el presidente del Seguuuro Integraaal de Salud, señor Julio Espinoza Jiménez, postuló junto con el Primer Ministro actual, Jorge del Castillo Galvez, al Congreso de la República en la lista del Partido Aprista Peruano. Como puede verse en los registros de la ONPE.

El problema es que segun la SUNAT, el Gerente Ejecutivo de la empresa zapatera "Plamol", es Pedro Molina Galvez, familiar... según él mismo declara, lejano del Primer Ministro Jorge del Castillo Galvez.

El problema es que 8 días después del terremoto el Primer Ministro, Jorge del Castillo Galvez, intentó que la Contraloría de la República, dejara de fiscalizar lo que pasaba en Pisco, presentando al Congreso un proyecto de ley para que la Contraloría cesara por 60 días sus funciones fiscalizadoras preventivas, con el argumento, que al hacer su función de control (para evitar la corrupción) hacia lenta la distribución de la ayuda.

Y finalmente, el problema es que 1.500 heridos, 85.000 damnificados y 510 muertos, no se merecían que la ayuda de tooodos los peruanos le llegara através de estos saqueadores de tumbas. Que creen que todo vale. Incluso lucrar con el dolor y la muerte.



chaveztoro

Seguidores