domingo, 13 de febrero de 2011

Destino ingobernable

.
.
Podría ocurrir que todos tuviéramos un destino.

Y que el mio fuera observar, lleno de pena,
cómo se cumple el tuyo sin poder remediarlo.

Seguidores