sábado, 24 de enero de 2009

Una condición para el éxito

.
.

Si alguien me preguntara por una condición básica para tener éxito en la vida, respondería: Debes poder limpiar perfectamente un inodoro.

Tienes que poder hacer que huela a oceanos o rosas.

Tienes que poder pintar una pared con cuidado y hacer que el mundo que te rodea deje de estar manchado y tenga más luz.

Tienes que poder abrir una canaleta destartalada y lograr que los cables de las computadoras no vayan a convertirse en víboras y morderte.

Tienes que poder cambiar una bisagra, aunque te salga una ampolla en la mano, porque sólo de esa manera las puertas de la vida se te abrirán con más facilidad.

Y, lo más importante de todo, tienes que poder sonreir mientras haces estas cosas.

Si algo de esto te resulta imposible: ten cuidado.

El fracaso ama hacer su nido en los waters malolientes, en las esquinas de las paredes sucias, en los cableados caóticos y tras las puertas que no abren.

El fracaso engorda con la gente que siempre llega tarde, que nunca entrega a tiempo, que siempre tiene una excusa para sus fallas.

La fortuna, en cambio, vive enamorada de los que pueden meter la mano en la pintura para que la mezcla quede perfecta, de los que se manchan mientras pintan, de los que sudan y tienen ampollas, de los que cargan, empujan y siguen adelante.

De los que están cansados, adoloridos y hartos, pero no pueden irse si no terminan antes.

Y sólo a ellos,
y nada más que a ellos,
la fortuna les sirve
ese baquete delicioso de pollo frito, helados y risas,
que yo llamaría: éxito.

(Dedicado a los duendecillos de @CCESOPERU, que durante todo un día trabajaron para hacer que nuestro pequeño mundo sea menos feo)
( Ah, también a Miguel, que tomó la foto. Y se llevó una ampolla en la mano... de recuerdo)




chaveztoro

Seguidores