domingo, 15 de julio de 2012

No me arrepiento de nada


.
Estoy arrugándome.
Como un gindón que sonríe desde un postre.

Y sabes qué...
no lo lamento.

Cada una de esas líneas, es un mediodía en Lunahuaná,
una mañana en la playa,
una noche feliz leyendo una historia maravillosa,
una pena, que me atravesó el alma y me hizo más fuerte,
un beso espectacular al que extraje todo su nectar
y que me nutrió
por muchas noches.

Cada cabello blanco que tengo,
es un victoria o una derrota
que me gané a pulso.
Lo opaco de alguna decepción,
el brillo de algún descubrimiento.

Si todo volviera a empezar
creo que no omitiría nada de lo que ya hice.

Incluso mis errores
de alguna forma me alimentaron y me hicieron menos frágil
y menos malvado.

No me arrepiento de nada, porque si no tendría que arrepentirme de todo.

Y además, arrepentirse es una forma de marchitarse
y yo quiero que dentro de mí las cosas sigan siendo verdes y llenas de flores.

Sólo una de mis derrotas me deja pensativo.
Y me arrodillo ante ti para que me perdones por ella:
El no haber tenido las vidas suficientes
para llegar a ser
esa criatura perfecta
que tú amarías.

chaveztoro

Seguidores