miércoles, 30 de julio de 2014

El futuro que no soñé

.
Recuerdo que cuando era niño, me levantaba a las 6 de la mañana, prendía el televisor y me quedaba hipnotizado viendo la lluvia gris de la estática en la pantalla.

Tenía tanta impaciencia por ver los dibujos animados, que no podía esperar a que empezará la programación.

Hoy, después de trabajar toda la mañana y almorzar, me recosté en mi cama y encendí mi televisor. Luego, cogí un pequeño teclado inalámbrico y activé la Mini PC Android, que le he conectado al puerto HDMI (High Definition Multimedia Interface, algo así como Conexión para Multimedia de Alta Definición), di click en el icono de Netflix, elegí mi serie preferida y busque en la lista que apareció, el capítulo que quería ver.

Netflix, es un sitio web que brinda contenido multimedia vía internet. Transmite desde California.

Durante media hora fui feliz, sin ser interrumpido por avisos comerciales sobre ridículos métodos para adelgazar y quiméricos productos para verse más joven.
De pronto, apareció en la esquina inferior derecha del televisor un recuadrito indicando que me había llegado un email URGENTE. Click en el recuadrito.

Título del correo: Posible ataque spam al servidor 2 de clientes de ACCESOPERU.COM. Más de 500 correos en la cola.

El spam es correo basura que se manda en cantidades masivas. Cosas como: "Vendo Viagra barato" o "Visita mi página tal".

No tuve que salir de la cama (además hacia mucho frío). Pausa a la serie.
Coger el teclado. Salir de la pantalla de Netflix y pasar al navegador web (para Android, el mejor es Dolphine). Ingresar, vía web, al panel de control del servidor atacado.

Este servidor es una potente computadora conectada a una red que permite un tráfico de datos de muchos Terabytes (una cantidad monstruosa de bytes). Esta, físicamente, en Utha, Estados Unidos.

Revisar la cola de correo. Efectivamente un spameador había logrado hackear la cuenta de correo de un cliente (que seguro puso de password: 123456, ¡por qué a mi! ).

Para crear un ambiente relajado mientras me libero del spameador, click en el icono de Spotify. Selecciono mi lista de canciones titulada: Relax. Y unas olas suaves y un delicado piano vienen a reconfortarme.

Spotify, es un servicio de música por internet. Transmite desde Estocolmo, Suecia.

Volver a la pantalla del servidor, varias pantallas hasta llegar a la del cliente. Hacer varios cambios. Se me cayó la canchita mientras tecleaba (¡te odio espameador!). Otros cambios más. Sal y pop corn por toda la cama :(

En ese preciso momento, en la parte inferior del televisor aparece una alerta de Chat entrante. Es alguien en mi Oficina, a 70 kilómetros de dónde estoy.
- Señor Carlos, ¿me puede confirmar un depósito a la cuenta corriente?
- Un momento, por favor.

Una pestaña nueva en el navegador para ingresar al Banco. Click por aquí, click por allá. Efectivamente hay un depósito. Entro al chat y confirmo. Gracias.

Regresar al servidor principal. Revisión de la cola de correo. Todo bien, ya no sale más spam. ¡Te detuvimos maldito!

Apagar Spotify. Y por fin, volver a Netflix y a la calma

Y justo cuando me estoy volviendo a acomodar, suena el WhatsApp de mi celular.
Alguien, que está al otro extremo de la ciudad, quiere saber qué hago.
No sé como explicarle mi realidad multidimensional en una frase corta.

Yo: En la cama. Mirando la tele.
Respuesta: Quién como tú, que te la pasas en tu camita descansando :)

¡¿Qué?!

chaveztoro

Seguidores