viernes, 11 de enero de 2008

Mi Dios

Creo en Dios... madre todopoderosa.

No en dios padre, castigador e intolerante, que me fulmina desde lo alto con sus ojos de fuego. Sino en Dios Madre, comprensiva y buena, que me arrulla por las noches y me hace dormir.

Dios es un espíritu femenino. ¿No es acaso una virtud femenina dar la vida y cuidarla?

Dios padre tiene reglas precisas e inflexibles. Y hay que arrodillarse y pedirle perdón cuando uno las infringe.

Dios Madre, en cambio, jamás habla del pecado. A veces se asusta por las cosas que hago. Entonces me aprieta contra su pecho, suspira, y me dice muy bajito, sólo para que ella y yo escuchemos: ¿Qué haces?

Esos son los momentos en que me pongo a gemir como un perrito asustado, entierro mi rostro en su regazo y le pido perdón por ser mediocre, imbécil o malo. Y Dios Madre comprende, me besa los ojos, me seca las lágrimas y me lleva a mirar una puesta de sol.

Por eso creo en Dios Madre todopoderosa. Que creo el cielo luminoso y la tierra tibia. Y creo en La Ternura, su única hija...
Amén.



chaveztoro

Seguidores