sábado, 18 de octubre de 2014

Bailarina

Tengo una neurona bailarina.

Gracias a ella es que he sobrevivido hasta hoy.
Se llama Paloma.

Cuando las cosas se ponen feas, Paloma entra bailando y me saca de los problemas.

Cuando estoy triste, Paloma busca una buena comedia y me hace comer pop corn.

Cuando empiezo a subir por encima de las nubes, Paloma me sienta frente a una pantalla en blanco y me susurra: "A ver, escribe algo hermoso" . Y, listo, otra vez estoy en el suelo.

Es pequeñita. Apenas una chispa en medio de las tinieblas de mi cerebro.

Pero sino fuera por ella
no estaría aquí,
iluminado por esta suave luz,
abrigado por este silencio,
viéndote sonreír.

chaveztoro

Seguidores