sábado, 6 de agosto de 2011

Perdí algo

.

Algo se me quedó perdido
mientras hacia este viaje.

Se que es algo valioso. Tengo que recordarlo.

Podría ser un papel arrugado
en el que garabateé un teléfono
que no llegué a marcar nunca
o un email perfumado
que olvidé contestar una tarde de prisas.

¿Será esa lágrima que contuve porque los hombres no lloran?
¿O ese gesto de rabia que capturé en una bolsa?

Quizá fue ese abrazo
que guardé en un cajoncito para gastarlo otro día.

No. Ya recuerdo.

En alguna parte he dejado olvidada
una mochila llena de
besos.

Si de casualidad la encuentras, no vayas a meter esos besos
en algún closet oscuro.
No cometas mi error.

Úsalos, repártelos, dónalos.
Lánzalos desde un edificio muy alto. Para que caigan como pica pica.
Haz lo que quieras con ellos, pero no los guardes.

Si hay una cosa que he notado que falta en este mundo
es una cantidad más abundante de besos y abrazos.

Cambia eso.


chaveztoro

2 comentarios:

  1. Yo he encontrado tu mochila llenita de besos. No te preocupes, repartiré su contenido, pero dejaré algo para mí. Un besote, Elga.

    ResponderEliminar
  2. A MI SE ME PERDIÓ LA SENSIBILIDAD,LA CONFIANZA EN LOS DEMÁS, LA SONRISA... POR ESO SIEMPRE QUE PUEDO
    ENTRO A REVISAR TU BLOG Y LEER ALGO RECONFORTANTE
    O MARAVILLOSA POESÍA QUE ME HAGA RECORDAR QUE AÚN NO SOY COMPLETAMENTE DE PIEDRA; QUE AÚN DISFRUTO DE TU BUENA COMPAÑÍA AÚN A LA DISTANCIA.

    ResponderEliminar

Seguidores