viernes, 19 de febrero de 2016

Detente sol

Hoy, 19 de febrero, cumpliría años Nicolás Copérnico,
un científico cuyos libros fueron prohibidos por la Iglesia Católica por sostener, algo que hoy sabe cualquier estudiante de primaria: Que la tierra gira alrededor del sol.

Precisamente, también en febrero, un 16 de febrero de 1616, la teoría copernicana fue condenada como «una insensatez, un absurdo en filosofía, y formalmente herética», por el Santo Oficio.
El 25 y 26 de febrero de 1616, la censura fue ratificada por la Inquisición y por el Papa Paulo V.

Por suerte para Copérnico, todo esto ocurrió después de su muerte. Lo que confirmó que su resistencia a publicar sus estudios mientras estuvo vivo, para evitar meterse en problemas, fue acertada.
No fue tan afortunado Galileo, el científico que continúo el estudio de las teorías de Copérnico.

Galileo fue juzgado por la Inquisición, en 1633, acusándolo de realizar pruebas para probar la teoría de Copérnico.

Bajo amenazas de ser torturado, Galileo confesó haber realizado las pruebas científicas y "se le condena a prisión perpetua, y se le conmina a abjurar de sus ideas, cosa que hace seguidamente. Tras la abjuración el Papa conmuta la prisión por arresto domiciliario de por vida".

¿Y por qué la Iglesia Católica se resistía tan ferozmente a aceptar la teoría de Copérnico?

Entre otras cosas por un texto bíblico, del libro de Josué, capítulo 10, versículos 12 y 13,
dónde "Josué se dirigió al Señor y exclamó, en presencia de Israel: Detente, sol..."
Y "el sol se mantuvo inmóvil en medio del cielo y dejó de correr hacia el poniente casi un día entero."

Siendo la biblia la palabra de Dios y dado de que Dios no se equivoca y que detuvo el sol durante casi un día, la teoría de Copérnico y de Galileo, de un sol que se mueve según reglas matemáticas, era inaceptable para los Teólogos. El sol se mueve, decían ellos, por la voluntad de Dios.

Otra razón para el rechazo era un Salmo de la Biblia, el 93, que ellos interpretaban como una confirmación de la teoría geocéntrica (que decía que la tierra era el centro del universo): "Tú fijaste la Tierra inamovible y firme".

Si la palabra de Dios decía que la tierra era inamovible, entonces no podía girar alrededor del sol.

Pero nada es inamovible y firme. Todo se mueve y todo cambia.

Incluso el poder de los prepotentes,
que un día se volvió polvo y la ciencia pudo, por fin, avanzar.

Feliz cumpleaños Nicolás.

chaveztoro

Fuente: Wikipedia

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores