miércoles, 3 de febrero de 2016

El neo-neoliberalismo de Evo Morales

Un intento de explicar por qué Bolivia fue el país más exitoso de América Latina, en términos económicos, el 2015


En el 2006, los titulares de todos los periódicos del mundo, anunciaron que el gobierno de Bolivia, apoyado por sus fuerzas armadas, había tomado control de todas las instalaciones petroleras y de gas de las empresas privadas que operaban en ese país.
Evo, nacionalizando los hidrocarburos el 2006.

Diez años después de ese evento, Bolivia es el país con el mayor PBI de América Latina. Es decir, el que más riqueza produjo y acumuló.

Esto se comenta en un post en Facebook titulado: Evo le da una lección a los capitalistas opresores.
Pueden verlo dando click aquí.

Me sorprendió un poco todo esto. La experiencia conocida indica que cuando las empresas pasan a ser estatales, la pobreza llega irremediablemente.
Ocurre en Venezuela, un país que tiene la empresa con mayores reservas petroleras en el mundo:
Se llama PEDEVESA y es estatal.

A pesar de semejante riqueza, en Venezuela el PBI de 2015 
no fue superior a 4 por ciento, como ocurrió en Bolivia. 
No fue superior a 3 por ciento, cómo pasó en Perú.
No alcanzó siquiera el 0 por ciento.
Fue de -4% (menos cuatro por ciento, en letras para que quede más claro), 
cómo pueden verificar aquí.

Así que decidí investigar un poco este raro fenómeno de un país que estatiza y crece económicamente.

Y lo primero que encontré fue esta foto:

Por si quieren ver la versión original, click aquí.
En ella, aparecen el Presidente de Bolivia, Evo Morales, y el Presidente de Repsol, Antonio Brufau, líder máximo de una empresa privada de explotación de hidrocarburos, de origen español, que sigue operando en Bolivia.

¿Y por qué se dan la mano tan felices estos dos caballeros? ¿En teoría antagonistas?

Porque, contra lo que muchos piensan, en Bolivia la producción de hidrocarburos (gas y petróleo) no se volvió estatal, lo que ocurrió fue que el estado boliviano se hizo accionista de las empresas privadas. Accionista mayoritario, pero accionista al fin.

Así, las empresas privadas de explotación de hidrocarburos siguieron operando, sólo que monitoreadas por un socio bastante exigente.

El acierto de Evo Morales fue que, en vez de entregar estas empresas a la desidia de los burócratas estatales, decidió asociarse con los empresarios para obtener el mayor provecho económico posible.

En sus propias palabras: "Significa que todas las empresas tendrán derecho a recuperar su inversión y a tener ganancias por ella, pero que Bolivia se tiene que beneficiar también de los frutos de sus recursos", explicó. Esta es la esencia del neo-neoliberalismo de Evo Morales.

Y fue así como la renta petrolera que le pagan estas empresas privadas al Estado en Bolivia, pasó de 600 millones a más de 5 mil millones de dólares 
 (lo dice el propio Evo Morales en el video del comienzo de este artículo).

Para lograr esto, el parlamento boliviano aprobó en el 2006 una ley que obligó a todas la empresas de hidrocarburos que operaban en Bolivia a renegociar sus contratos con el Estado o a irse del país.

¿Qué creen que hicieron las empresas?
Renegociaron. 
Las ganancias son tan grandes en este rubro, que nadie quiere dejar de participar.

Evo no se las puso fácil, el nuevo contrato exigía que estas empresas aportaran el 80% de las ganancias. 
Todas firmaron.

Para asegurarse de no tener problemas legales futuros, una nueva Constitución de Bolivia, vigente desde 2009, señala en su artículo 366 que: "todas las empresas extranjeras que realicen actividades en la cadena productiva hidrocarburífera en nombre y representación del Estado estarán sometidas a la soberanía del Estado, a la dependencia de las leyes y de las autoridades del Estado".

Y "no se reconocerá en ningún caso tribunal ni jurisdicción extranjera y no podrán invocar situación excepcional alguna de arbitraje internacional, ni recurrir a reclamaciones diplomáticas", agrega la Constitución.

Esta es la diferencia entre el éxito económico de Bolivia y el descalabro financiero en Venezuela, allí PEDEVESA tiene una deuda externa que supera los 50 millardos de dólares, en Bolivia toda la deuda externa del Estado no supera los 5 mil millones de dólares.

Evo no eliminó a las empresas privadas: Se asoció con ellas. 
Por eso, la Inversión Extranjera Directa se triplicó en los últimos 10 años en Bolivia, según lo señala el propio gobierno boliviano.

Es decir, efectivamente Evo, "le dió una lección a los capitalista opresores", pero no quitándoles sus empresas, sino enseñándoles cómo obtener huevos de oro (ganancias), sin asfixiar y empobrecer a la gallina de los huevos de oro.

Algo que en el Perú no hemos logrado y por lo cual la inversión privada y la riqueza de todos los peruanos es cada vez menor.

Quizá este proceso electoral sea un buen momento para analizar un tema como este.


chaveztoro

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores