miércoles, 7 de noviembre de 2018

Prosperidad y "hambruna"

La humanidad siempre ha estado sometida a ciclos de prosperidad y "hambruna".
Entendiendo "hambruna", como el descenso de los recursos disponibles para todos.

Quizá por eso los historiadores encontraron, que en la antigua Mesopotamia, hace más de 5,000 años, los primeros artefactos de registro, las tablillas de arcilla, no contenían relatos épicos o historias de héroes y villanos. 

Las primeras tablillas contenían número y cuentas. Sólo eso. Nada de literatura.

También en Perú antiguo, en el imperio incaico, el único aparato de registro que se ha conservado, el quipu, no contenía palabras. Era una herramienta para conservar números y que servía, según los investigadores, para llevar el control de la cantidad de cosas que tenía cada comunidad.

Como dijo alguna vez el historiador peruano Luis Lumbreras: "El quipu era un método de transmisión de información, un tipo de archivo, que permitía tener actualizada la información sobre lo que ocurría en un territorio. Y esa era la base del éxito económico y político del estado inca".

Es decir, la mayor ansiedad en los gobernantes antiguos siempre fue detectar los ciclos de prosperidad para acumular en ellos, a la espera de los ciclos de "hambruna", en los que un estado exitoso, repartiría los excedentes de la abundancia acumulada, con la esperanza de mantenerse en el poder.

Y todo esto impulsó y obligó al desarrollo de una especialidad en particular: La contabilidad.
Algo que estudio ahora :)

Sin registro comprensible de los bienes y de las operaciones que se hacen con ellos, los estados antiguos entendieron que no podría sostenerse.

Se requería este registro para dos cosas: Anticipar la "hambruna" y cobrar impuestos.

Hoy la importancia es casi la misma. La contabilidad intenta anticiparse y predecir, con la ayuda de la estadística, los períodos futuros, ayudando a los directivos de empresas a tomar decisiones que permitan mantener la prosperidad y evitar la "hambruna".

Y por supuesto, el estado, ha regulado esa contabilidad, a través de leyes y estandarización, para que lo ayude a cobrar impuestos, que es casi como recaudar la prosperidad sobrante, para distribuir esos recursos económicos entre los que no disfrutan de esa prosperidad.

Ahora, esto, la contabilidad,¿plantea alguna limitación en la toma de decisiones? Una posible limitante, sería la alteración de los registros contables o el incorrecto registro de algunos "activos".

Esta fue la causa de la Crisis mundial Financiera del 2008. 

Lo que ocurrió entonces, simplificadamente, es que, en Estados Unidos, se otorgaron miles de préstamos para compras de casas sin mayor evaluación del riesgo. Y que luego esos préstamos, fueron compactados en paquetes adquiridos por bancos y fondos de inversión de bancos como activos valiosos, porque las empresas de calificación de riesgo les dieron la calificación Triple A. 

Es decir, se suponía que eran activos de muy alto valor, pero en realidad se trataba de préstamos masivos de alto riesgo. Que finalmente no fueron pagados.

"De hecho, las entidades de valoración de riesgo (como Standard s & Poors (S&P) o Moody´s) comenzaron, tras la crisis, a ser investigadas por su posible responsabilidad" en la crisis, señala Wikipedia.

En septiembre del 2008, Lehman Brothers, cuarto banco de inversiones norteamericano, se declaró en quiebra, junto con otros muchos bancos hipotecarios y no hipotecarios en todo el mundo, algunos de los cuales fueron comprados o financiados por sus respectivos estados, para detener el efecto devastador de la crisis.

Fue el caso de Fortis, "el gigante belga-holandés con presencia en más de 50 países", que también en septiembre 2008, dejó de ser privado y pasó a control del estado, tras inyectar las autoridades de Bélgica, Holanda y Luxemburgo 11.200 millones de euros.

Evidentemente, se trató de un problema contable, de calificación de los valores, es decir, un registro incorrecto en la contabilidad de muchas empresas, que creyeron que  tenían en sus activos deudas saludables, que se podían cobrar a largo plazo con una buena ganancia, pero lo que en realidad tenían registrado en su contabilidad era "hipotecas basura".

Por supuesto, luego de eso vino un ciclo de "hambruna".

Carlos Chávez Toro
Estudiante de 3er ciclo de Contabilidad y finanzas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores